www.poemasespeciales.com


Ir al Contenido

POEMAS DEDICADOS A LA MADRE

EL CASO DE HABLAR

Madre, te bendigo porque supiste hacer
De tu hijo un hombre real y enteramente humano.
Él triunfará en la vida. Se marcha y es el caso
De hablar de su regreso.

Cuando veas volver,
En un día de fiesta, un viador que en la mano
Luzca preciosas joyas y haga notorios paso
Y ademán-¿insolencia, dinero o buena suerte?-;
No salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

Madre, si mirando el camino se acongoja tu alma
Y tras la tapia asoma entonces un caminante
Que trae gran renombre, espada poderosa,
Ceñidas armaduras, en la frente la palma
De la victoria, y gesto de sigamos adelante,
Por mucho que eso valga, vale muy poca cosa
El poder de la espada, el oro y el renombre;
No salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

Madre, si aspirando el aroma de una flor
En un día de otoño gris y meditabundo
Oyes que alguien te llama y te dice: ¡Señora,
Allá por el camino viene un gran señor
Del brazo de su amada, conoce todo el mundo,
En la pupila clara trae la mar que añora
Y en su copa de mieles un sabor de aventura!;
No salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

Madre, si en el invierno, después de haber senado,
Estás junto al bracero pensando con desgano,
Oídos a la lluvia que cae sobre el techo,
Y en eso, puerta y viento… Es alguien que ha entrado
Descubierta la frente y herramienta en la mano,
Levántate a su encuentro porque tienes derecho
De abrazar a tu hijo, de quien hiciste un hombre
Que vuelve de la vida con el jornal ganado.

¿Por Qué me Quité del Vicio?


No es por hacerles desaigre …
Es que ya no soy del vicio…
Ustedes mi lo perdonen,
Pero es qui hace más de cinco años,
Que no tomo copas,
Anqui ande con los amigos…
¿Qué si no me cuadran?... ¡Harto!
Pa qué he di hacerme el santito;
Si he sido retiborracho…
¡como pocos lo haigan sido!
¡perora si ya no tomo,
Manque lleven los pingos!
Dende antes que me casara
Encomendé con el vicio,
Y luego, ya de casado,
También le tupí macizo,..
¡pobrecita mi vieja!
Siempre tan güena conmigo…!
¡por más que l'hice sofrir
Nunca me perdió el cariño!
Era una santa la pobre
Y yo con ella un endino.
Nomás porque no sofriera
Llegué a quitarme del vicio
Pero poco duró el gusto…
La de malas se nos vino
Y una nochi de redepente,
Quedó com'un pajarito…
Dicen que jué el corazón…
¡yo no sé lo que haiga sido,
Pero sento en la concencia
Que jué mi vicio cochino
El qu'hizo que nos dejara
Solitos a mí y a m'hijo,
Un chilpayate de ocho años
Que quedaba huerfanito
A l'edá en que hace más falta
La madre con su cariño!
Me sentí disesperado
De verme solo con m'hijo…
¡pobrecita criatura!
¡mal cuidado, mal vestido!
Sempre solo…ricordando
Al ángel que bía perdido
Antonces pa no pensar
Golví a darle recio al vicio
Porque poniéndome chuco
Me jallaba más tranquilo,
Y cuando ya'staba briago
Y casi juera de juicio
¡parece que mi dejunta
Taba allí junto conmigo.
Al salir de mi trabajo,
M'iba yo con los amigos
Y aluego ya a medios chiles,
Mercaba yo harto refino
Y regresaba a mi casa
Onde mi aguradaba m'hijo.
Y allí…!duro!, trago y trago
Hasta ponerme bien pítimo…
¡y aistaba la tarugada.
Ya indiantes les he dicho
Lueguito vía a mi vieja
Que llegaba a hablar conmigo
Y encomendaba a decirme
Cosas de mucho cariño,
Y yo a contestar con ella,
Como si juera dialtiro
Cierto lo queseaba viendo,
Y en tan mientras que m'hijo
Si abrazaba a mí asustado
Diciéndome el pobre niño:
¿onde está mi mamacita?
Dime onde está, papacito…
¿es verdá que ti está hablando?
¿cómo yo no la deviso?...
"pos qué no la ve, tarugo…
¡valla que li haga cariños!
Y el pobrecito lloraba
Y pelaba sus ojitos
Buscando ritiasustado
A aquella a quen tanto quiso…
Una noche, al regresar
D'estarle dando al oficio,
Llego, y al abrir la puerta!
¡ay, Jesús, lo que deviso!
Hecho bolas sobre el suelo
Taba tirado m'hijo
Risa y risa como un loco,
Y pegando chicos gritos…
¿qué ti pasa?...¿qué sucede?...
Ti has güelto loco dialtiro?...
Pero entonces, en la mesa
Vide el frasco del refino
Que yo bía dejado lleno,
Interamente vacío…
Luego, luego me di cuenta
Y me puse retemuino:
"!qui has hecho, izcuintle malvado!
¡ya bebites el refino!
¡pa qui aprendas a ser güeno
Voy a romperte el hocico!...
Y aluego con harto susto…
Que l`hizo golver al juicio,
Y con una voz de angustia
Que no he di olvidar, me dijo
¡no me pegues, no me pegues,
No soy malo, papacito,
Jué por ver a mi mamita
Como cuando habla contigo!...
¡jue pa que ella me besara
Y m'hiciera hartos cariños!....

Dende entonces ya no tomo,
Anqui ande con los amigos.
No es por hacerles desaigre,
Pero ya no soy del vicio…
Y cuando Quero rajarme
Porque sento el gusanito
De tomarme alguna copa,
Nomás mi acuerdo de m'hijo
Y entonces sí, ya no tomo
Manque me lleven los pingos!...



Carlos Rivas Larrauri


NO ME DEJES SOLO


LA MAÑANA PENUMBROSA LATRISTE AGONIA
DE NO TENERTE MADRE MIA
PORQUE TE FUISTE DE MI LADO O ES QUE ACASO YA NO ME QUERIAS.


NO DIGAS ESO MI N IÑO MEMADO
SI PARA MIS HOJOS ERES UNA LUZ EN LA PENUMBRA
QUE ALUMBRA MI OSCURO CAMINAR.


ENTONCES DIME MADRE MIA PORQUE TE HABLO SIGUES DORMIDA
MIESTRAS YO GRITO Y LLORO PORQUE TU YA NO ACUDES A MI.

SIEMPRE ESTUVE AHÍ CON TODO MI AMOR PARA TI.


MAMA ESTAS FRIA PERO HERMOS
HE……. PORQUE EN CAJA TE PONEN
QUE A CASO YA NO TE GUSTA NUESTRA CAMA
ENTONCES TRABAJO Y OTRA COMPRARE
PERO NO TE MARCHE DE MI LADO NO ME DEJES SOLO



NO ME MARCHO DE TU LADO NI SOLO JAMAS TE DEJARE
PERO AHORA EN ALMA SOLO EN TI HABITARE
MI NIÑO MEMADO QUE TANTO HE AMADO


MAMITA NO TE MARCHES DE MI LADO NO ME DEJES SOLO
QUE PROMETO PORTARME BIEN, PERO NOI ME DEJES SOLO PORFAVOR.

NO ME MARCHO DE TU LADO NI SOLO JAMAS TE DEJARE
PERO AHORA EN ALMA SOLO EN TI HABITARE
ME NIÑO MIMADO QUE TANTO HE AMADO Y AMARE


MAMITA SI TE VAS SOLO QUIERO PEDIRTE UNA COSA
DILE A PAPA DIOS QUE ME LLEVE CON TIGO
PARA SIEMPRE JUNTIOS ESTAR
.

AUTOR: BRYAN ORANTES


LA BENDICION DE SER MADRE
Dios bendice las madres,
las mas hermosas mujeres
porque en sus vidas nos alientan
los mas puros quereres.

Las que sienten el peso
de los deberes del día
y se entregan en martirios,
con su amor y simpatía.

Las que cantaron al oído
tantas canciones de cuna
y como hijo enseñaron
su viviente gran fortuna…

Dios bendice las madres
que se entregan a diario
por el dolor de los hijos
en el cotidiano Calvario…

Las que hicieron otras vidas,
en sus benditas entrañas
y nos entregaron sus almas
con un amor que no engaña...

Las que dieron al hijo,
como flor, sus consejos
y a sus hijos aun miman
hasta cuando llegan a viejos…

Dios bendice las madres,
en su santo derroche
de cariño sin tacha,
de pasión sin reproche…

Las que tienden la mano
de bondad para el acto
y renueva esperanzas con
su amor el contacto…

Las que impregnan el alma
de una fe tan intensa
que se hicieron muy dignas
con su eterna recompensa…

Dios bendice las madres,
las que santas y tiernas,
por su amor se merecen
ser queridas... madres eternas...
AUTOR: BRYAN ORANTES




Regresar al contenido | Regresar al menú principal